Navega dentro del Blog en sus secciones

Cargando...

martes, 30 de agosto de 2011

Huracán: la diferencia en Honduras y Nueva York " Roberto Quesada "


"La Fiscalía no dudará en perseguir a cualquier funcionario que viole su juramento y traicione la confianza de los ciudadanos".-- Preet Bharara, fiscal federal del Distrito Sur de Nueva York.

Tal como se anunciaba el huracán Irene creí que no estaría hoy aquí en mi habitual columna de Diario Tiempo, pues existía la posibilidad de que se interrumpiera el fluido eléctrico, ya fuere por precaución o por acción directa de los fuertes vientos. Aunque sí se ha ido en algunas áreas, no en la mayoría del Estado de Nueva York.



No puede uno sino comparar, hasta inconscientemente, qué hubiese sucedido si este huracán fuera en el país de uno. Es que son inevitables las comparaciones. Recuerdo una vez que caminábamos por Manhattan con mi amigo pintor Ezequiel Padilla Ayestas: se sentó en una banca y lo vi triste y reflexivo. Y quise saber lo que le sucedía: “No fregués, cómo no voy a ponerme triste, si solo con lo que cuesta uno de estos dos edificios se resolverían los problemas de Honduras”, y dirigió la mirada hacia las Torres Gemelas.
Después continuamos conversando y concluimos en que los problemas de Honduras no se resolverían ni con todo el oro y petróleo del mundo si lo administraran quienes han venido “administrando” Honduras, por el contrario, convertirían a las potencias en países subdesarrollados.
El presidente Obama apareció un par de veces, emitió el comunicado con los Estados declarados en emergencia, y de allí en adelante cada gobernador y alcalde a asumir sus responsabilidades. Si fuese en Honduras, por ejemplo, quien preside no deja de robar cámaras las 24 horas o durante el tiempo que dura la tragedia.
Y si son la mayoría de alcaldes, de diputados, en lo que menos están interesados es en resolver la emergencia sino en “proyectarse” políticamente. Solo si ven cámaras se suben un saco al lomo, agarran una pala o una escoba, pero solo ese momentito del enfoque, de allí en adelante queda la indiada dejada a la mano de Dios. Sin olvidar que los que gobiernan exageraran la tragedia para pedir ayuda internacional de la que solo migajas llegaran a los afectados, si acaso.
Es impresionante y digno de imitar la capacidad de prevenir, de actuar en el momento de los hechos, de una ciudad como Nueva York. Es muy seguro que el alcalde Bloomberg y su equipo saldrán elogiados por la manera tan eficiente con la que han actuado desde que se enteraran de la posibilidad de que el huracán pasaría por Nueva York. No obstante que en diciembre pasado durante una tremenda nevada Bloomberg no contó con la huelga que le haría el sindicato de sanidad y tuvo fuertes críticas y protestas de las comunidades en donde no se limpió la nieve.
Sé que inmediatamente quienes pretendan lavarse las manos me van a sacar en cara el poderío económico de Nueva York. No es excusa. El poderío económico hondureño proporcionalmente sería suficiente para muchísimas cosas si no se tratara de una tierra que ha estado gobernada por saqueadores, si la mayoría de políticos no fueran devotos fanáticos de Santa Corrupción y que el pueblo hondureño se avivara, no fuera tan papo.
Esto puede percibirse a cada segundo, está allí a la vista de todos/as y muchos no lo ven. Es un país de primeras piedras y de estudios: (Hoy vamos a poner la primera piedra de este proyecto: cinta, sonrisas, cámaras… y hasta allí llegó la edificación). Alguna institución “dona” 10 camas a un hospital y gasta en publicidad el coste de mil o más. Otra de las maneras de nunca hacer nada es decir a la opinión pública (si es que la hay) “Estamos estudiando el caso”.
El pobre pueblo en su ignorancia y necesidad sale por allí agradeciendo al diputado, al alcalde, o a equis personaje porque le repararon un puente a la comunidad, o taparon unos baches, o fumigaron contra los mosquitos del dengue. En primer lugar ninguno de éstos regala nada porque ese dinero que ellos manipulan a su antojo es del Estado, que significa pueblo. Es dinero del pueblo (o al menos así debería de ser). Por otro lado no es un favor, para eso se les paga y esa es sencillamente su obligación. Y es correcto dar las gracias pero no por ello endiosarlos o comprometer su voto aunque piense diferente.
Claro, en un país en donde las leyes se cumplen, los funcionarios piensan dos veces antes de caer en la tentación de delinquir, allí está el caso del ex jefe del Departamento de Policía de Nueva York, Bernard Kerik, en tiempos del alcalde Giuliani, ex candidato a dirigir el Departamento de Seguridad Interior de Estados Unidos en el segundo mandato del presidente George W. Bush, quien se declaró culpable en ocho acusaciones relacionadas con conspiración, fraude fiscal y corrupción cometidos durante el tiempo en que desempeñó su cargo. Así, sin derecho a fianza, Kerik se enfrentó a 61 años de cárcel. Allí está preso.
"Es muy triste que un ex jefe de la Policía de Nueva York se declare culpable de ocho acusaciones federales", lamentó el fiscal Preet Bharara, quien subrayó a la sala que “nadie está por encima de la ley". "La Fiscalía no dudará en perseguir a cualquier funcionario que viole su juramento y traicione la confianza de los ciudadanos", aseveró.
En Honduras este ex jefe de policía no solo estaría libre sino también con la etiqueta de “gran señor” y andaría por allí con el fiscal y otros “señorones” y “señoronas” haciendo política, armando venganzas políticas, protegiendo ladrones de guantes blancos, creando sociedades de la maldad, amenazando al presidente del Ejecutivo de turno con darle golpe (pues tal parece la figura de Presidente de la Republica ha desaparecido en Honduras) y así con esta plena impunidad contra la corrupción, ningún país puede estar preparado para nada, ni contra los fenómenos naturales ni los fenómenos creados por los “señorones” y “señoronas” --que por donde pasan arrasan con todo--como la hambruna, la insalubridad y la violencia.
El huracán Irene hasta este momento no ha reportado ningún fallecimiento en la ciudad de Nueva York, en Honduras no sabemos cuándo el tsunami de muerte por delincuencia común, crimen organizado y asesinatos políticos llegará a su fin.
Nueva York 29 agosto 2011

0 comentarios:

Publicar un comentario

Agradecemos sus comentarios sobre cada publicacion en el blog